ALERGIA

Share

The Truth About Allergy Myths

6 CONSEJOS DE LIMPIEZA PARA REDUCIR LOS ALÉRGENOS DE INTERIOR EN PRIMAVERA

 

Muchas personas con alergia creen que si se quedan en casa cuando el nivel de polen es alto, pueden mantener bajo control sus síntomas de alergia. Pero los alérgenos de interior, especialmente el polvo, pueden causar también síntomas de alergia, como congestión, secreción nasal, estornudos, picor de nariz y picor y lagrimeo de ojos.

Por eso es buena idea hacer una limpieza exhaustiva en tu casa en primavera, para eliminar el polvo, una vez que el tiempo pase a ser más cálido. Pero antes de que saques la mopa para el polvo, detente y revisa nuestros consejos de  limpieza. Porque si no limpias correctamente, corres el riesgo de que tu alergia al polvo empeore.

 

CO2 icon

1. LOS DOBLES FELPUDOS MANTIENEN LOS ALÉRGENOS FUERA

¿Sabías que alrededor del 85% de los contaminantes de tu casa—incluidos el polen y otros alérgenos—pueden encontrarse dentro de un radio de 3 metros de las puertas exteriores? Para impedir que los alérgenos de exterior se conviertan en alérgenos de interior, pon felpudos en cada puerta, tanto dentro como fuera. El felpudo exterior recoge la primera capa de suciedad, el interior recoge lo que queda. Asegúrate de sacudir los dos felpudos dos veces por semana.

Farm icon

2. LIMPIA DE ARRIBA A ABAJO PARA ATRAPAR EL POLVO

Cuando limpies cada habitación, empieza por arriba y ve bajando. Comienza, por ejemplo, con los estantes superiores de la habitación. Esta técnica de ir arriba a abajo ayuda a recoger cualquier partícula de polvo que escape del paño a medida que vas bajando por los estantes, las cosas colgadas en la pared y los muebles.

Flower icon

3. LIMPIA EL POLVO PRIMERO Y DESPUÉS ASPIRA

Lo último que quieres cuando estás limpiando es dispersar el polvo en lugar de eliminarlo de las superficies. Por eso, lo mejor es limpiar el polvo antes de aspirar, de manera que cualquier partícula de polvo que caiga al suelo pueda recogerse con la aspiradora. Y recuerda que con un paño húmedo atraparás más polvo que con uno seco.

City icon

4. A MENUDO, MENOS ES MÁS

Buenas noticias para aquellos a los que no les gusta pasar la aspiradora: los expertos dicen que es mejor aspirar concienzudamente una vez por semana que sacar la aspiradora cada día para una pasada rápida sobre las alfombras. Durante tu sesión de aspiradora semanal, no te olvides de usar el adaptador para cortinas en los colchones y los muebles tapizados, donde a los ácaros del polvo les gusta esconderse.

Couch icon

5. VUELVE A HACER LA CAMA

Cuando cambies la pesada ropa de cama de invierno por las sábanas de primavera más ligeras, limpia los edredones y las sábanas con agua caliente (al menos 55° C) y sécalos cuidadosamente antes de guardarlos.

Haz lo mismo con los cojines, y limpia en profundidad, con agua o en seco, tus cortinas y persianas con un paño de microfibra.

Couch icon

6. CAMBIO DE FILTROS

Es un buen momento para cambiar los filtros de tu sistema de climatización, de la caldera y el aire acondicionado. Elígelos con una clasificación MERV de al menos 10. (Cuanto mayor es la puntuación MERV, menores son las partículas que puede filtrar). Mantener el hogar libre de polvo puede ayudar mucho a reducir tus síntomas de alergia al polvo. Pero ninguna limpieza puede liberar tu casa al 100%. Por tanto, cuando el polvo te cause alergia, usa el pulverizador nasal FLONASE®. FLONASE® ayuda a bloquear 6 sustancias inflamatorias principales, incluida la histamina, proporcionando un alivio eficaz.

 FLONASE® actúa sobre numerosas sustancias inflamatorias (como histamina, prostaglandinas, citocinas, triptasas, quimiocinas y leucotrienos). Se desconoce el número exacto y el mecanismo preciso.