ALERGIA

Share

The Truth About Allergy Myths

CINCO POSIBLES CAUSAS DEL AUMENTO DE LA ALERGIA


¿Cuántas personas en el mundo tienen alergia? Las estadísticas son asombrosas. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), cientos de millones de personas en el mundo sufren rinitis alérgica (el término médico para la alergia). Las reacciones alérgicas proceden de alérgenos transportados por el aire, como el polen, los ácaros del polvo o la caspa de los animales domésticos. ¿Qué hay detrás de esta epidemia de alergia? He aquí 5 factores posibles:

CO2 icon

1. CAMBIO CLIMÁTICO

Como las primaveras son más cálidas hacen que las plantas productoras de polen surjan antes y tengan periodos activos de polinización más largos, ya que la estación de la alergia por excelencia está comenzando antes y terminando más tarde de lo acostumbrado.

Además, una concentración más elevada de CO2 en la atmósfera aporta una ventaja clara para muchas plantas productoras de polen, como las gramíneas, el alérgeno número uno.

Farm icon

2. LA HIPÓTESIS DE LA HIGIENE

Algunos expertos creen que nuestro estilo de vida es demasiado "limpios, lo que hace que sea difícil para nuestro sistema inmunitario diferenciar entre las sustancias dañinas y las inocuas. De hecho, los estudios demuestran que las tasas de alergia entre las personas que viven en granjas son, en realidad, menores que las de la población general.

Flower icon

3. LA HIPÓTESIS DE LA BIODIVERSIDAD

La mayoría de nosotros pasamos menos tiempo al aire libre. La “hipótesis de la biodiversidad” sugiere que menos contacto con el entorno natural afecta negativamente a la capacidad de tu cuerpo para defenderse contra los alérgenos.

City icon

4. VIDA URBANA

La vida en las ciudades está aumentando. En el año 2030 se espera que hasta el 60% de la población mundial viva en centros urbanos. Los científicos han observado que la incidencia de alergia es significativamente mayor en áreas urbanas.

Couch icon

5. VIVIR EN EL INTERIOR

En promedio, pasamos hasta el 90% de cada día en el interior de edificios y hogares bien aislados, con calefacción y aire acondicionado. Por tanto, aunque podamos mantener fuera los alérgenos de exterior, también estamos manteniendo dentro los alérgenos e irritantes de interior.